¿Cómo hacer un buen sexo oral?

10 | 07 | 2019
¿Cómo hacer un buen sexo oral?

Por Lorena


El sexo oral forma parte de la comunicación sexual e íntima de la pareja. Brindar satisfacción en esta área es un factor que contribuye al afianzamiento de la relación. 

Ellos adoran recibirlo. Sin embargo, muchas mujeres se apresuran y van directo a lo que deberían dejar para el final. 

En cuanto a las mujeres, es común encontrarse con muchas que dicen no disfrutarlo, pero tal afirmación se debe a hacer tenido parejas inexpertas que no han sabido emplear la técnica que a ellas las hace explotar. 

Un error común, tanto en hombres como en mujeres, es practicar sexo oral en base a lo que vemos en películas eróticas o pornográficas. Allí vemos, o en el primer caso inferimos, determinados movimientos con la cabeza y con la lengua que parecen ser muy placenteros. No obstante, el cine es un arte y, como tal, está pensado para generar una reacción en el espectador, nunca para mostrar la realidad. 

Esto nos lleva a decepcionarnos de nosotros mismos cuando intentamos imitar las proezas de los actores y actrices, para terminar siendo amablemente guiados por nuestra pareja a hacer otra cosa, ya que el sexo oral parece no estar surtiendo el efecto deseado. 

Lo primero a tener en cuenta para brindar un sexo oral que pase de gratificante a explosivo, es que tenemos que tener en cuenta la anatomía de nuestra pareja. Existen partes sensibles en los genitales del hombre y de la mujer que son muy sensibles al tacto, pero existen decenas de formas de ir aumentando la temperatura e ir haciendo entrar a nuestra pareja en trance, hasta que finalmente llegue al clímax. 

Otro aspecto es saber que no cualquier clase de beso, de deslizamiento o de presión es válida. 

Exploraremos las mejores formas de hacerle el mejor sexo oral a nuestra pareja hombre y a nuestra pareja mujer. ¿Te sumas al desafío?


Cómo hacerle sexo oral a un hombre para enloquecerlo

Más allá de cómo decidamos transitar y hacer las transiciones en el sexo oral masculino, existen ciertos principios básicos que toda buena amante debe conocer y dominar para elaborar su estrategia en base a ellos:

  • Ir de menos a más
  • Sinergia entre lamidas sutiles, caricias y succiones potentes
  • Factor sorpresa

En términos generales, lo que un sexo oral de elite requiere es que vayamos aumentando la intensidad poco a poco. Nunca vayamos directo al grano y demos al principio lo que debería ir al final. Acaso cuando vamos a un cumpleaños, el pastel ¿no es lo último que comemos? ¿Y no es precisamente su cremosa y latente presencia la que nos hace estar en vilo y expectantes durante toda la fiesta? ¿Cómo crees que cambiaría tu concepción de los cumpleaños si fueras recibido con un generoso trozo de pastel ni bien llegaras?

El premio mayor, es decir el pene siendo vigorosamente succionado dentro de la boca, es aquello que debe postergarse lo más posible. Mientras tanto, tiene que generarse una sinergia de movimientos, lamidas y caricias, que deben hacer que el hombre sienta como una experiencia holística e integral, no como una mera suma de partes. Veamos los pasos para lograr dominar el arte de la felación:

  • Una bajada estratégica: usa la punta de la lengua para hacer un recorrido desde su ombligo hasta la base del pene. Juega con tu lengua alrededor de la base y obsérvalo. Disfruta tú también mientras su expectativa y deseo van creciendo sin cesar.
  • Lamida y estímulo: necesitarás tus dos manos y tu lengua. Mientras lames la inserción entre el pene y los testículos, acaricia los testículos con una mano y estimula el pene hacia arriba y hacia abajo. Este segundo paso aumenta la intensidad del primero y va preparando el terreno para lo que se viene.
  • La cima del placer: la cabeza del pene es una zona muy sensible con un sinfín de terminaciones nerviosas. Por ello es importante brindarle un tratamiento aparte y diferenciado. Corre hacia atrás la piel que la rodea pasa tu lengua en círculos alrededor de ella. Con una de tus manos estimulas el cuerpo del pene y con la otra intensificas los masajes en los testículos. 
  • El momento de gloria: ha llegado el momento que ambos habían estado esperando por unos cuantos minutos. Abre tu boca y desliza su pene dentro de ella. Ten mucho cuidado de no llegar al punto en el que te provoca una arcada, ya que esto mata la magia que tanto te has esforzado en crear. Lo peor es que el hombre puede verse llevado a creer que es su contacto o el sabor de su miembro el que genera la náusea, cuando es algo mucho más obvio: el contacto de un cuerpo extraño con tu campanilla. Puedes elevar la parte posterior de tu lengua para evitar este contacto. Ahora es momento de darle lo que quiere: primero lame el pene con vigorosos masajes, después haz una recorrido de media luna por la circunferencia del cuerpo del pene y, finalmente, comienza con las succiones.
  • Míralo a los ojos: más que el paso número 5, esta es una nota aparte. Al hombre le encanta que lo mires a los ojos mientras le practicas sexo oral. Ver la lascivia en tus ojos, observar mientras tu deseo crece, y todo esto mientras lo saboreas de la forma más íntima, es algo que lo vuelve loco. Además, a ti también te excitará considerablemente ir viendo la transformación de sus expresiones. Verlo pasar de una sonrisa a una expresión de éxtasis sin igual, no tiene precio. 


Cómo hacerle sexo oral a una mujer para que realmente lo disfrute

La anatomía de la mujer requiere que nos tomemos un tiempo para planificar lo que vamos a hacer antes de ir directamente a ella y hacer movimientos con la lengua que podrían no significar todo lo que tenemos pensado darle a esa mujer. 

No toda la vulva de la mujer cuenta con una sensibilidad que la lleve al extremo del placer, sino que el punto central es el clítoris. Cuando le practicamos a la mujer un sexo oral bien hecho, podemos provocarle un orgasmo lento y muy intenso. La estimulación húmeda y suave que va directo al clítoris es el máximo placer posible que una mujer puede recibir. 

Por todo ello, hacerlo bien es la clave para que el sexo oral pase de ser una práctica más que tiene lugar entre los juegos previos y el orgasmo, o el máximo detonador del clímax. 

Veamos todo lo que tienes que tener en cuenta al estimular a una mujer con sexo oral:

  • Envíale el mensaje: existe mucho pudor entre las mujeres acerca de recibir sexo oral. Muchas de ellas se sienten inseguras o creen que es una parte de su cuerpo que no resulta atractiva. Por ello es que resulta normal que lo primero que hagan cuando detectan que vas a besar sus genitales, es cubrirse el pubis con una mano y tratar de traer tu rostro nuevamente hacia arriba. En cambio, si las vas llevando lentamente, la experiencia será magnífica. Primero besa sus pezones para excitarla hasta el punto en el que acepte todo lo que propongas de ahí en adelante. Luego ve bajando por su abdomen mientras dejas el rastro de tu lengua o de tus besos, para finalmente llevar a su sexo. Bésale con suavidad y ternura toda la zona circundante, no directamente el clítoris. Dale a entender con lenguaje corporal que te diriges hacia un determinado objetivo, y que allí te vas a quedar porque te gusta. Entrégate de forma tal que vea cuánto te excita lo que le haces. Si ella ve que te gusta, los prejuicios desaparecerán. 
  • Una tibia bocanada de aire: antes de tocar el clítoris con tus labios y tu lengua, sopla en él con suavidad. No es un soplido fuerte, como si quisieras apagar una vela encendida, sino como que quisieras vocalizar la sílaba “ba”, pero sin voz. Acércate bien para que ella reciba esa tibia bocanada de aire sin contacto piel con piel aún. Este primer encuentro hará que se erice de placer, entonces podrás seguir con los siguientes movimientos. 
  • Suavidad: mientras que al hombre le gusta la intensidad, ya que el pene la recibe muy bien, el clítoris necesita una estimulación suave, con la presión justa y la lengua bien humectada. Lámelo lento y pausado; evita cualquier movimiento frenético durante esta primera etapa.
  • Atrápalo: este paso consiste en atrapar, muy gentilmente, al clítoris entre tus labios. Primero lo atrapas y lo sueltas, después lo atrapas lo lames y lo sueltas y, por último, lo atrapas lo masajeas entre tus dos labios y lo sueltas. Este órgano es extremadamente sensible, lo notarás al ver las reacciones que la mujer va teniendo, por lo tanto no debe morderse. Las mujeres con un umbral de dolor más alto pueden llegar a disfrutarlo, caso en el cual te pedirán que lo muerdas, pero no es lo más usual.
  • Cuidado con la presión: la lengua tiene más fuerza de la que creemos, por lo que hay que ser muy delicado con la presión. El clítoris no es un botón que debemos presionar para activar a la mujer; se trata de un órgano que puede pasar de dar satisfacción a generar molestias o dolor de forma demasiado rápida. Imagínate que estás tomando un helado muy cremoso, el cual se derrite con el mero contacto de tu lengua. Haz este sinuoso movimiento y ella disfrutará intensamente.
  • La posición: antes de comenzar, o cuando hayas encontrado el ritmo que sabes que la llevará directo al orgasmo, es muy importante hallar una posición cómoda para ti. ¿Por qué? Porque cuando se llega a la estimulación adecuada, no debe pararse. Detenerse implica echar para atrás el placer logrado durante varios minutos. Por otro lado, la mujer puede tardar bastante en tener su orgasmo, por lo que requerirá que la estimules de forma constante por un tiempo considerable, lo cual no será posible si estás incómodo. De modo que encontrar la comodidad desde el principio es una de las garantías del éxito. 

Posiciones para el sexo oral femenino

  • Ella acostada con sus pies en tus hombros: esta es una posición que seguramente no se encuentra en el Kama Sutra por su originalidad, pero muchas veces la estimulación correcta no va de la mano con lo estrambótico. La mujer se coloca boca arriba y descansa sus pies sobre tus hombros. Tú quedas de frente a su vulva y ambos están cómodos. 
  • Ambos de costado: ella se coloca de costado y tú apoyas tu cabeza en la cara interna de uno de sus muslos. La otra pierna de ella descansa en tu costado. 
  • Ella a horcajadas sobre tu boca: esta es la posición ideal para que ella encuentre su propio ritmo. A veces puede resultar difícil para un hombre aportar la presión justa, sin pasarse y ni quedarse corto de fuerza para estimularla de manera satisfactoria. Otro problema puede ser el ritmo, ya que cada mujer tiene requerimientos diferentes. Cuando esto pasa, la posición a horcajadas es la ideal. Ella se irá moviendo para hallar el placer que busca. Tu rol es pasivo, pero serás una verdadera fuente de placer. 


Puntos controversiales en el sexo oral femenino – no dar las cosas por sentado

Existen prácticas que los hombres dan por sentado que resultan un verdadero éxtasis para la mujer, cuando en realidad no siempre funcionan de esa manera. Veamos qué es lo que no deberías dar por sentado: 

  • El 69: hay mujeres que encuentran difícil concentrarse en dar y recibir placer el mismo tiempo. Háblalo con ella u observa sus reacciones. Si ves que el sexo oral que le estás practicando no parece transportarla, es que esta no es la mejor opción para que tenga su orgasmo. Pueden practicarla de todos modos, no es que a ella le moleste, solo hay que tener presentes los objetivos en cada caso. 
  • Los dedos en su interior: al hombre le encanta recibir sexo oral al tiempo que una mano de la mujer estimula el pene y la otra los testículos, pero no a todas las mujeres les resulta placentero sentir los dedos del hombre estimulando su punto G o las paredes vaginales mientras recibe sexo oral. Lo ideal es probar y ver qué sucede. No te sorprendas si te pide que retires los dedos, ya que para algunas mujeres esta clase de estímulo extra termina aniquilando todo el placer del sexo oral. 

Este compilado de técnicas y consejos está pensado para que puedas explorar las diferentes alternativas y caminos del sexo oral. Sin embargo, cada hombre y cada mujer es un mundo en sí mismo. Prueba todo lo que te recomendamos, no te sientas extraño si algo no funciona y sé libre de experimentar lo que tu cuerpo y tu imaginación te indiquen que es lo correcto. 

¿Te gustaría participar de nuestro blog?

Escríbenos a contacto@tingles.cl y cuéntanos por qué. Tingles, lo hacemos juntos.