Sexo en solitario: el placer de no depender de nadie

18 | 07 | 2019
Sexo en solitario: el placer de no depender de nadie

Por Lorena


Además de ayudarte a conocer tu cuerpo para saber guiar a tu pareja hacia tu mundo personalizado del placer, la masturbación pondrá a tus pies el mayor de los placeres: la independencia. Tanto la masturbación femenina como aquella en la que estimula el punto G del hombre, son prácticas que solo tienen delicias para regalarnos y también nos abren las puertas a una exploración exhaustiva de nuestro cuerpo a la que jamás accederás exclusivamente en pareja.

La masturbación femenina – un sinfín de posibilidades

Se suele asociar la masturbación con la mano, pero la industria sexual ha puesto a nuestro alcance una amplia variedad de opciones para que la mano sea una simple alternativa más.

Toda mujer independiente valora la posibilidad de elegir, de modo que la masturbación femenina también debe sumarse al desafío y presentar opciones. Es así que en la actualidad contamos con todas estas opciones:

  • Dildos
  • Vibradores
  • Dildos con estimuladores de clítoris
  • Dildos doble penetración
  • Dildos doble penetración con estimulador de clítoris
  • Penes realísticos

Estos juguetes son más versátiles de lo que suele pensarse, es más, si hablamos de manos, algunos penes realísticos vienen con un soporte para que podamos colocarlos en cualquier superficie y hacer efectiva la penetración dejando las manos libres para estimular otras áreas al mismo tiempo. Por ejemplo, si te gusta recibir fricción vaginal mientras tus pezones son levemente pellizcados… ¡adelante! Ya no dependes de nadie para lograr este ensamblaje de placeres que permite la masturbación femenina.

Cuando la preferencia viene por la parte de la vibración, también existen amplias opciones. Desde la posibilidad de utilizar un gel efecto calor o cambiar la frecuencia vibratoria hasta encontrar la que tiene más aroma a clímax, las opciones están disponibles para ti en múltiples velocidades, intensidades, colores y tamaños.

Por último, los penes realísticos son lo último en lo referente a la calidad de vanguardia al servicio del placer. Estos fantásticos elementos brindan una sensación que honra al adjetivo que los describe: realística.

¿Sabías que masturbarte tiene tantos beneficios físicos como psíquicos?

Es muy fácil llenarles la cabeza a las mujeres desde que son muy pequeñas con ideas catastróficas acerca de la masturbación. Sin embargo, la evidencia médica llega para echar por tierra cualquier idea corrupta… acerca de la masturbación femenina. Además de brindarte la independencia de gozar de uno, o varios, orgasmos cuando y donde tú quieras, tiene todo esto para ofrecerte:

  • Conocerás tu cuerpo y las mejores formas de satisfacerlo
  • Te desinhibe
  • Previene infecciones vaginales
  • Liberas el estrés
  • Adiós al insomnio
  • Tus orgasmos en las relaciones sexuales serán más intensos y frecuentes
  • Mitiga los dolores menstruales

Tal vez no te oír que la masturbación femenina detona la liberación de dopamina y oxitocina, una dupla de endorfinas que nos brindan sensación de bienestar por un largo rato. Sin embargo, es posible que no supieras y que te resulte difícil de creer que la masturbarte, el útero se deshace de un buen porcentaje de bacterias responsables de generar infecciones vaginales y urinarias.

Como ves, la masturbación femenina es una medida que cuida tu salud.

La masturbación masculina y el masaje prostático

Al igual que ocurre con la mujer, en la masturbación del hombre hay más de una opción. De hecho, hay tres básicas, más las que tu imaginación te proponga:

  • Masturbación manual
  • Masturbación con una vagina portátil
  • Masturbación mediante la estimulación del punto G del hombre

Cuando buscas una sensación más húmeda y real que la que te brinda el poder de tus manos, puedes optar por una vagina portátil. Si te gusta algo de fetiche, también tienes las que ofrecen doble penetración: vagina y ano. El lubricante que traen o que puedes incorporarle te permitirán sentir una penetración casi de carne y hueso.

En cambio, si lo que buscas es ir un paso más allá y comenzar a explorar en el punto G del hombre, estás a punto de pasar un umbral nunca antes experimentado.

El punto G del hombre es la glándula prostática y es capaz de generar un placer hasta diez veces más intenso que el orgasmo habitual.

Estimularla es posible en la dinámica de la masturbación, ya que lo que se requiere es la penetración anal, la cual se puede llevar a cabo con un dedo muy bien lubricado o con un estimulador anal, igualmente bien lubricado.

Explorar el punto G del hombre en privado te ayudará a despojarte del tabú que envuelve a esta práctica. La penetración anal no transforma a ningún hombre en homosexual ni le quita su virilidad, sino que lo lleva a una nueva dimensión de goce.

Los estimuladores anales son un elemento perfecto para esta situación. Vienen especialmente diseñados para brindar satisfacción en el punto G del hombre, al tiempo que permiten una penetración sutil y amigable con la piel gracias al material que los recubre.

La posición ideal para probar esta magnífica forma de autosatisfacción es acostado boca arriba y con los glúteos apoyados sobre un almohadón para facilitar la penetración.

Una vez que entras, busca tu glándula prostática a unos 7 centímetros de la entrada del ano. Si están con el dedo sentirás una protuberancia similar a una nuez en tamaño, mientras que si estás probando estimular el punto G del hombre con un estimulador anal, sentirás un intenso placer cuando llegues a ella.

¿Por qué practicar esta clase de masturbación en solitario? Porque te ayudará a habituarte a la penetración, te quitará todo posible tabú de la mente y te dará a conocer la presión exacta que tu cuerpo necesita para disfrutar del masaje prostático.

Conocerte a ti mismo es el primer paso para lograr que tu pareja te satisfaga de la forma en la que más te gusta. Para que puedas guiar a alguien hacia tu orgasmo, primero deberás haber recorrido el camino tu mismo.


¿Te gustaría participar de nuestro blog?

Escríbenos a contacto@tingles.cl y cuéntanos por qué. Tingles, lo hacemos juntos.